La Leyenda del Tesoro Perdido: Sarta de Mentiras

Cartel de 'La Búsqueda 2: el diario secreto'


Antier ví la tan famosa secuela de "La Leyenda del Tesoro Perdido 1" (tcc "La Búsqueda"), de la cual encuentro miles de posters y promociones en México, aunque la primera no era exactamente mi favorita no hay mucho que ver en el cine.

El filme tiene que ver mucho con la reciente mitología francmasónica que se ha estado esparciendo en las mentes de las personas alrededor del globo terráqueo gracias a los libros gringos, en los cuales hablan de su cierta sociedad secreta, las riquezas y su apantallante influencia en los gobiernos del mundo. Una historia muy parecida a la de los Illuminati, gente lagarto según algunos, hijos de los templarios según otros.
Los francmasones, según la película, ocultaron millonarios tesoros en Estados Unidos -sólo en EU- cuando viajaron desde Europa en la Guerra de Independencia Estadounidense y en la Guerra Civil Estadounidense.

Al igual que en la primera, en "El Libro de los Secretos" Ben Gates busca oro, aventuras y misterio. Lo que cambia aquí es que ahora los busca porque le dijeron que su tatarabuelo era uno de los traidores que habia asesinado a Lincoln, no el héroe que él creía, así que éste cuate se pone las pilas y a buscar el dichoso tesoro que ocultó su tatarabuelo para que los verdaderos traidores no lo encontraran. El tesoro es nada más y nada menos que una ciudadela esculpida y basada en oro así como en otros metales preciosos, Cíbola, una de las legendarias siete ciudades doradas.
Vamos que qué mejor forma de limpiar el nombre de tu ancestro que infringiendo la ley al límite y entrando en juegos de vida o muerte.

Ahora encuentro en El Perro Café la sinopsis explicada de excelente forma:

La leyenda del tesoro perdido. El libro de los secretos no es más que otra derivativa cinta de aventuras que abreva de las grandes escenas de acción de Indiana Jones, encajándolas en una trama artificiosa sobre ridículos acertijos en los que poco participa el espectador.

En esta ocasión, y a diferencia de la primera cinta, el buscador de tesoros Benjamin Franklin Gates (Nicholas Cage) se ve obligado a entrar a un juego de pistas en cadena, por razones estrictamente familiares y personales, pues de acuerdo con una página perdida del diario del asesino de Abraham Lincoln, el nombre del abuelo de Ben aparece como el principal conspirador en el crimen del presidente.

Ciento cuarenta y dos años después, el protagonista se siente impelido a evitar que la mancha de la deshonra quede sobre el apellido de la familia, así que inicia una cruzada para encontrar la verdad histórica que exima a los suyos del estigma de traidores.

El guión es absurdo y caprichoso; las deducciones del héroe no son en realidad producto de su gran perspicacia, como se intenta hacer ver, sino de razonamientos inverosímiles realizados en menos de treinta segundos, como si todo fuera resolver un crucigrama del diario.

El grado de dificultad de cada paso dado por el investigador es de cero; los guionistas resuelven todo. ¿Necesita Gates entrar a la oficina oval en la Casa Blanca? Fácil, le inventamos un novio a su ex mujer que tenga acceso al despacho del presidente. ¿Necesita descifrar una extraña plancha con símbolos precolombinos? Pues diremos que su madre casualmente es experta en el tema y con solo un vistazo puede interpretar su contenido. Tal es la complejidad de los retos.


Hay más. ¿Por qué los Olmecas idearon una gloriosa ciudad estilo Maya pero en oro y oculta en un intrincado y estúpido sistema euroindígena de seguridad en Aridoamérica? Los Olmecas estuvieron establecidos en Tabasco y alrededores, en el estado dónde vivo, al sur de México. Fue una de las primeras culturas de América y su arquitectura no llegó a ser tan impresionante como se muestra en el altamente ficticio guión. ¿Por qué lo gringos se roban la historia de México? ¿Será acaso porque allá ninguna de las tribus indígenas desarrolló ciencias?

Eso sí, los gringos tienen un alto sentimiento patriótico, así que a elevar la nación sin argumentos. Muchas de las líneas y escenas están altamente cargadas de unidad nacional, algo que existe pero no se practica en otros paises.

No me explico como llegó a ser la más taquillera. ¿Será por personas como yo?

Mejor esperemos a "Indiana Jones IV", que ésta no me gustó nada.

6 para llorar:

Guacho dijo...
on

Jaja la critica esta perrona xD jaja

Anónimo dijo...
on

Pe, pero los olmecas son de cuba no? digo viajaron por todas partes hasta construir teotihuacan

jorge dijo...
on

cuba??????? los olmecas en teotihuacan?!!! eres medio pendejo!!! wey no te mames

el peje dijo...
on

bah,pues que esperabas de una pelicula de disney??, peor aun, de una pelicula de nicolas cage...

Andrea Carrillo dijo...
on

Estoy parcialmente de acurdo con tu critica, aunque la segunda luce como un gran esfuerzo de mantener el interés del público, National Treasure 1 es una buena historia de aventura adecuada para la familia en general, situación que ya no se ve en las salas de cine

Anónimo dijo...
on

En serio que esta pelicula es una mentada de madre, los gringos queriendo otra vez mas ser el centro de atencion a tal grado de poner un ridiculo argumento de tener una cultura mesoamericana en su territorio.