Carta a los Cristianos 1: ¿A dónde se fue la Navidad?


La Navidad es supuestamente el día en el que celebramos el nacimiento de Cristo, el niño Jesús.
Olvidemos por un momento que Jesucristo nació el 25 de diciembre y que el mismo Jesús dijo que celebraran el día de su nacimiento. Si de hecho estamos celebrando el nacimiento de nuestro salvador, ¿por qué todos se concentran en los regalos? Los regalos se han convertido en lo más importante de estas sacras fechas. A la gente le importa más los presentes que recibirán o darán en este día más que cualquier otra cosa. Su afán es tan grande que hasta se enferman por lo que otorgarán.

Cada año las personas se embarcan en grandes deudas por el motivo de dar el mejor regalo, el más caro o la mayor cantidad. Navidad ahora es sinónimo de intercambios comerciales en vez de ser la temporada para recordar a nuestro salvador. Navidad ahora es la fecha para Santa Claus, no para el niño más grande que haya nacido, el niño que se convirtió en el hombre que murió por nuestros pecados. Por favor no quiero que piensen que soy alguien amargado. Creo en dar y recibir. Pero no un PlayStation 3 o un Xbox 360, un collar de diamantes o un nuevo reproductor de DVD, ni siquiera el juguete más innovador. Estas cosas no alimentan o visten a las personas y no es lo que Jesús quería; él quería ayudar a todos, amar a todos y enseñar a amar a nuestro prójimo.


De seguro la gente que no ha ido a la iglesia en todo el año, asiste un hora o dos en estas fiestas y piensa "si, estoy celebrando la Navidad" ¿pero acaso no es más que eso? También puedo asegurar que los amigos y la familia se unen y se demuestran lo mucho que les importan los demás, ¿pero acaso no deberíamos hacer eso durante todo el año? Y aunque estas cosas sean buenas ¿no viene siempre acompañado de regalos? Siempre podemos encontrar un momento para intercambiar presentes.
Así que les pregunto ¿es la fiesta del Niño Dios o la fiesta de los regalos?

Hay muchas cosas erróneas con la forma en la que celebramos la Navidad, desde decorar nuestras casas, el árbol navideño, las botas y Santa Claus, pero los regalos son lo peor, porque ahora para casi toda la gente, todo se mueve alrededor de los regalos. Nos obsesionamos con comprar obsequios meses antes del mes especial.
En verdad os digo, pongamos a Cristo en el centro de las celebraciones y quitemos a los presentes.

2 para llorar:

Anónimo dijo...
on

1.- Jesús NO nació el 25 de diciembre, se estima que lo hizo en primavera o verano y problamente entre los años 5 y 3 A.C. (sí, es paradójico, lo sé).

2.- La fecha y la celebración son cosa de la iglesia, a partir del siglo IV, creo, aunque no recuerdo el concilio que lo marcó, debo revisar mis fuentes.

Guacho dijo...
on

Pero con el calendario corregido se estipuló que fue el 25, aparte de que hay muchas teorias, incluso una que dice que en el año 103.

Y eso de la celebracion claro que es de la iglesia y los cristianos. Pero ahora lo han comercializado y lo celebran incluso de otras religiones pero con otro sentido, el sentido más pedante y odioso de regalar y si no regalas, no quieres, anda a celebrar al gordo rojo que ese si NO es San Nicolás.